Relación entre tics y el síndrome de Tourette.

Existe una estrecha relación entre los trastornos por tics y el síndrome de Tourette.

Definición de tics y de Tourette.

Los tics normalmente se presentan de forma aislada y transitoria pero pueden llegar a ser hereditarios o formar parte de un síndrome. Son movimientos convulsivos, inoportunos y excesivos que se dan con más frecuencia en los menores de 8 a 12 años (son muy raros en niños menores de 7 años) y que, por lo general, desaparecen después de la adolescencia.

Hay tics de etiología no neurofisiológica, que se generan a partir de movimientos que en un principio se repetían de forma voluntaria, y tics de etiología neurofisiológica como el síndrome de Tourette.

Una minoría de los pacientes con tics presentan el caso clínico aislado de tics motores o fónicos; mientras que una gran parte de ellos también desarrollan trastornos neuropsiquiátricos como trastorno de déficit de atención e hiperactividad, trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad y depresión.

Comorbilidad entre trastornos por tics o Tourette y otros trastornos.

Aunque no todas las personas con síndrome de Tourette tienen otros trastornos muchas experimentan problemas adicionales como el trastorno obsesivo-compulsivo; el trastorno de déficit de atención o diversos trastornos del desarrollo del aprendizaje que incluyen dificultades de lectura, escritura, aritmética y problemas perceptuales.

También son frecuentes los trastornos del sueño, que incluyen despertarse frecuentemente o hablar dormido. Los tics crónicos se caracterizan por la presencia de uno o múltiples tics motores o vocales, pero no ambos, con duración de más de un año.

Se incrementan como resultado de estrés, fatiga y ansiedad, así como en momentos positivos de emoción. Pueden aumentar también en situaciones de relajación y en actividades que requieren mucha concentración tienden a disminuir.

Diferencias entre tics y estereotipias.

Por otro lado están las estereotipias que son movimientos, posturas o sonidos repetitivos o ritualizados que no tienen un fin determinado. Se pueden confundir con otros trastornos del movimiento hipercinéticos (especialmente con los tics complejos) como compulsiones, crisis epilépticas, con automatismos o con movimientos como asentimiento o cabeceo, o con movimientos secundarios por enfermedad neurológica.

Te puede interesar  Un cordón verde con girasoles indica la existencia de una discapacidad oculta.

En el autismo la estereotipia se conoce también como stimming partiendo de la base de que autoestimula uno o varios sentidos. Los términos punding y tweaking describen el comportamiento repetitivo que se produce como efecto secundario de algunas drogas.

Como los tics, las estereotipias son movimientos repetitivos y periódicos que se incrementan con la fatiga, el estrés y la ansiedad. Pero a diferencia de los tics las estereotipias suelen empezar antes de los tres años de edad, involucran mayor parte del cuerpo, son más rítmicas y se relacionan más con el apoyo a otra actividad más que con los impulsos.

 

error: Contenido protegido