El diagnóstico de autismo se produce de media a los 9 años.

El autismo es un trastorno del desarrollo que requiere una detección temprana para una intervención efectiva. En este proceso, la familia juega un papel fundamental, ya que son quienes están más cerca del niño o la niña y pueden identificar signos de alarma. En este artículo, exploraremos la importancia de la familia en la detección del autismo y las acciones clave que los profesionales deben tomar para apoyar este proceso.

La Familia como Detectores de Signos de Alarma

Los padres y cuidadores son los primeros en notar cualquier comportamiento atípico en sus hijos. Según estudios, el 59.5% de los casos identifican a los padres como los primeros en sospechar la presencia de un problema en el desarrollo del niño. Se ha observado que síntomas como la ausencia de interacción social (92%), falta de lenguaje (50%) y comportamientos agresivos (35.7%) pueden alertar a los cuidadores sobre la posibilidad de autismo.

Importancia del Diagnóstico Temprano

Investigaciones indican que más de la mitad de los padres de niños con autismo expresaron preocupaciones sobre el desarrollo de sus hijos desde los 18-24 meses. Sin embargo, en muchos casos, estas preocupaciones fueron pasadas por alto por los profesionales de la salud. Esto resalta la necesidad de una mayor sensibilización y atención por parte de los médicos y educadores hacia las inquietudes de las familias.

Acciones Clave para Profesionales

Es esencial que los profesionales de la salud y la educación escuchen activamente las preocupaciones de la familia y tomen medidas apropiadas. Se recomienda el uso de herramientas de cribado como el M-CHAT para evaluar la necesidad de un diagnóstico de autismo. Además, los profesionales deben reconocer que la información proporcionada por la familia y otros cuidadores es invaluable y complementaria a las evaluaciones clínicas tradicionales.

Conclusión

La detección temprana del autismo es crucial para iniciar intervenciones tempranas y mejorar los resultados a largo plazo para los niños afectados. La familia desempeña un papel vital en este proceso, y es fundamental que los profesionales reconozcan y apoyen sus preocupaciones. Al trabajar juntos, podemos garantizar una detección y apoyo adecuados para los niños y niñas con autismo, brindándoles la mejor oportunidad para alcanzar su máximo potencial.

Fuentes

Te puede interesar  La autoconciencia emocional y la sensibilidad sensorial como cimientos de la salud mental

 

Originally posted 2021-01-18 01:00:26.

error: Contenido protegido