Connect with us

Actualidad

Mamá, ahora ya sabemos lo que me pasa, ya sabemos que no soy una hija de puta, como ellos decían

asperger sensibilidad

La educación es un terreno crucial en la vida de quienes enfrentan el síndrome de Asperger. En este artículo, exploraremos la experiencia de Dolores y Consuelo, quienes navegan por los desafíos y estigmas asociados con esta condición en el entorno escolar. Desde la infancia de Consuelo, su madre Dolores ha sido testigo de las dificultades únicas que enfrenta en el sistema educativo. El síndrome de Asperger en educación plantea desafíos significativos.

La historia de Dolores y Consuelo: Enfrentando el Síndrome de Asperger en la educación

Esta es la historia de una madre y una hija, que podrían ser una madre y una hija cualesquiera de Ceuta, en un centro cualquiera. La historia es todavía relativamente reciente, así que piden no salir en la foto, y que tampoco se diga cuál es el centro educativo del que se habla. También quieren que sus nombres queden ocultos. Pero creen que contar su historia puede ser bueno, y aceptan. Así que durante este relato llamaremos a la madre Dolores, porque es la que más sufre en este relato; y a la hija Consuelo, porque es la que continuamente tranquiliza a su madre diciéndole que no es tan grave.

La realidad del Síndrome de Asperger: Desafíos en la educación

Consuelo es una chica excepcional en cuanto a su cociente intelectual, capaz de estudiar lo que quiera. Ése es uno de los rasgos más característicos de las personas con síndrome de asperger, un trastorno general del desarrollo que desarma socialmente a quien lo tiene, esté o no diagnosticado. Niños inteligentes, con un habla perfecta que puede resultar hasta pedante, y que se obsesionan con un tema y cuando lo hacen no saben hablar de otra cosa. Niños que pueden parecer maleducados porque no entienden las convenciones sociales.

Niños que son el blanco perfecto para sufrir acoso escolar. Sobre todo, porque no se dan cuenta de ello. Es el caso de Consuelo. De cuando sus dos mejores amigas, indignadísimas, contaban a su madre todas las mofas e insultos que recibía en clase, y a los que Consuelo no daba mayor importancia. “Mamá, déjales, si son felices… me decía”. Es el recuerdo de Dolores, que desde el principio vio algo raro en su hija. Por eso, incluso reprendió a su madre cuando ésta le prohibió juntarse más con una amiga.

Advertisement

Desafíos y malentendidos: La lucha contra el estigma del Síndrome de Asperger

“Es que no podía más, veía lo que hacía y… Entonces se para, y me reprochó que eso no era lo que le había enseñado durante toda la vida”, cuenta Dolores, que ha recibido en su casa la visita de varios antiguos compañeros de clase para disculparse. “Querían hablar con mi hija y pedirle perdón”. “Sí, pero luego me pedían perdón y no era para tanto, no lo sé”, responde Consuelo. Esta joven tarda varios segundo en pensar qué es lo que más le molestó de todo lo que le hicieron en sus años escolares en los que fue blanco de las iras de sus compañeros.

“Hubo una vez que me pegaron con un paquete de galletas. Me da igual mientras hagan su tontería, o hagan el payaso riéndose de mí, no me molesta tanto. Pero cuando ya me hace daño, es otra cosa. Es que no lo entiendo, imagínate alguien que va pegando a otra persona con un paquete de galletas por la calle, ¿no es hasta gracioso?”, razona. Es más, preguntada por los insultos, sencillamente dice que no se acuerda muy bien.

Reconociendo el problema: El papel de la educación y la comprensión

“Cuando me empezó a molestar es cuando ellos deducen que yo sirvo para hacerles reír”, reflexiona Consuelo que, sin embargo solía hacer oídos sordos. “Nunca me afectó a mi autoestima, principalmente porque bueno, que siguieran en su estupidez si querían”, añade. Y claro, este tipo de comportamientos era mal interpretado. Por ejemplo por los profesores, que no siempre fueron los aliados de Dolores. “Claro, era la niña rara, y ellos mismos la denostaban. Me echaban la bronca por enseñar a la niña cosas adelantadas, pero es que las aprendía ella sola.

O por ejemplo, estaba en clase leyendo un libro de cualquier asignatura, otra diferente a la de la clase, y el profesor le pedía que siguiera la lección. Cogía el libro de esa asignatura, abría por la página, y continuaba. Y eso sentaba mal”, explica la madre de Consuelo. Si a eso se le añade que la pequeña no hacía las tareas (“me parecían una pérdida de tiempo”) o que a menudo faltaba a clase (“cuando había examen, me iba al baño, estudiaba hasta que tocaba hacerlo y luego me iba a casa”), Consuelo se convertía en un hueso duro de roer también para el profesorado, que no sabía qué le pasaba a esa niña rara. Su madre tampoco. La propia afectada tampoco, hasta que un día, ya adolescente, empezó a leer en Internet cosas sobre el síndrome de Asperger.

Advertisement

LEER ENTERO PINCHANDO AQUÍ:
O en:  https://elfarodeceuta.es/mama-ahora-sabemos-que-no-soy-una-hija-de-puta-como-ellos-decian/