Oh Snap!

MuNdO AsPeRGeR es posible gracias a la publicidad. Por favor desactiva el bloqueador de anuncios para que podamos seguir difundiendo sobre el síndrome de Asperger y el autismo. Gracias.


Muchas personas con Asperger u otros trastornos del espectro autista, especialmente durante la infancia, padecen fenómenos del procesamiento sensorial, de hipo e hipersensibilidad a los estímulos sensoriales.



Se estima que alrededor de 70% de los niños con trastornos en el procesamiento sensorial tienen dificultades en la visión, es decir, la respuesta inadecuada del sistema vestíbulo-visual, se relaciona con un inadecuado procesamiento del sistema central de visión.

La descoordinación sensorial afecta muchos niveles del desarrollo de las personas con trastornos del espectro autista. 

La importancia de la integración sensorial, de que nuestro cerebro ordene las sensaciones de forma adecuada, reside en el hecho de que podamos dar una respuesta correcta y ajustada al contexto. Esta sería la primera premisa para que el desarrollo de un niño o niña se produzca de forma óptima.

Un adecuado funcionamiento en nuestros sistemas sensoriales nos posibilita poder desarrollar las actividades cotidianas. 

La hipersensibilidad sensitiva, pueden ser de índole olfativa, táctil, visual, gustativa y auditiva.

Si observamos a un menor con autismo notaremos su predilección por mirar fijamente los objetos, captando pequeños detalles, observando partes de objetos, sin embargo tienen dificultades para procesar adecuadamente la visión general de una habitación y es necesario que hagan un recorrido visual por la habitación para poder procesar toda la información, generándoles la visión espacial de conjunto mucha confusión y dificultades para reconocer de manera adecuada lo que ven.



Fuentes para consulta:
Publicidad
This div height required for enabling the sticky sidebar