TEL y TEA. Parecidos y diferencias.

Definir un diagnóstico de trastorno específico del lenguaje (TEL) o de trastorno del espectro autista (TEA), que son parecidos y también diferentes, es fundamental para una intervención adecuada.

Los niños y niñas con TEL o TEA presentan dificultades en la comunicación, pero cada trastorno tiene manifestaciones específicas que requieren enfoques distintos.

La variada sintomatología y heterogeneidad del TEL evidencian la necesidad de clasificaciones precisas para facilitar la identificación e intervención tempranas.

Especificidad del TEL o TDL

El TEL se presenta de diversas formas, incluyendo trastornos de la vertiente expresiva, trastornos que afectan a la comprensión y la expresión, y trastornos del proceso central de tratamiento y de la formulación.

Tipos de TEL

La clasificación de Rapin y Allen reconoce subtipos como dispraxia verbal, trastorno de la programación fonológica, déficit mixto receptivo-expresivo, agnosia auditivo verbal, déficit semántico pragmático, y déficit léxico sintáctico, entre otros.

Según Bishop, los niños con TEL o TEA pueden ubicarse en un continuo, donde los niños con habilidades comunicativas relativamente buenas pero falta de habilidades sociales se acercarían al TEA1, mientras que los niños con problemas en ambos aspectos constituirían el autismo clásico de Kanner.

Estudios como el de Shields y Cagnon han encontrado similitudes en las características del lenguaje entre niños con TEA y niños con TEL receptivo, evidenciando la complejidad de la diferenciación diagnóstica.

Fuentes para Ampliar Información

 

Te puede interesar  Fomentar el empleo de personas con Asperger.
error: Contenido protegido