Riesgo de sufrir lesiones debido a dificultades sensoriales y motoras del TEA.

El ahogamiento representa una de las principales causas de muerte tanto en niños como en adultos con autismo. Este riesgo elevado se atribuye a las dificultades sensoriales y motoras características del trastorno, lo que dificulta la detección y evitación del peligro. La profesora Diana Schendel de la Universidad de Aarhus en Dinamarca señala que las personas con autismo pueden enfrentarse a riesgos adicionales debido a problemas de comportamiento, que pueden conducir a comportamientos impulsivos o hiperactivos. El experto Guohua Li destaca que el deambular es común en el autismo, y muchos niños con este trastorno sienten afinidad por el agua, lo que puede aumentar el riesgo de ahogamiento. Se sugiere que la natación debe ser una intervención prioritaria para estos individuos, ya que saber nadar puede ser crucial para su supervivencia. Estudios han demostrado que las personas con autismo tienen un riesgo significativamente mayor de morir por ahogamiento en comparación con la población en general.

Entre las posibles explicaciones de este riesgo elevado se encuentran los diagnósticos tardíos, la fascinación por el agua, la dificultad para evaluar los riesgos y la hipersensibilidad sensorial que experimentan las personas con autismo. Los cambios en las rutinas o en el entorno también pueden aumentar el riesgo de accidentes para estas personas. Es fundamental concienciar sobre este tema y tomar medidas preventivas para garantizar la seguridad de aquellos que viven con autismo.

Fuentes:

Te puede interesar  El diagnóstico de autismo se produce de media a los 9 años.

 

error: Contenido protegido