Empatía. Sí tienen las personas con autismo.

La empatía y la inteligencia emocional son habilidades vitales que facilitan la conexión con los demás al interpretar sus emociones y atribuirles estados mentales. Estas habilidades son especialmente relevantes en el contexto del autismo, desafiando el mito de que las personas en el espectro carecen de empatía o inteligencia emocional.

Inteligencia emocional.

Hasta ahora poco se sabía acerca de qué modo de pensamiento, intuitivo o sistemático, era el que ofrecía una mayor precisión en la percepción de los sentimientos del otro.

Ahora se sabe que la inteligencia interpersonal determina la empatía o habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, llegando a ponerse en su lugar y respondiendo adecuadamente a sus reacciones emocionales.

La inteligencia emocional también establece las habilidades sociales para las relaciones con los demás, así como en la posibilidad de saber persuadir e influenciar a las personas.

Qué es la empatía.

El reconocimiento de las actitudes de los otros y el desarrollo de la imitación posibilitan el acceso a la mente del otro. Esto es empatía, muy importante a la hora de obtener resultados en un trabajo, entablar negociaciones y determinar la satisfacción de los empleados o su rendimiento.

Nos permite comprender los sentimientos de quienes nos rodean y, por lo tanto, cambiar nuestros patrones de comportamiento para adaptarnos a otro estado emocional.

Además nos permite experimentar lo que el otro subjetivamente siente, sin confundir sus sentimientos con los nuestros. Sin embargo, ser demasiado sensible a los estados emocionales y físicos de otras personas tiene muchos inconvenientes.

Fuentes

error: Contenido protegido