Oh Snap!

MuNdO AsPeRGeR es posible gracias a la publicidad. Por favor desactiva el bloqueador de anuncios para que podamos seguir difundiendo sobre el síndrome de Asperger y el autismo. Gracias.

Una enfermedad digestiva es cualquier problema de salud que ocurre en el aparato digestivo.  los problemas intestinales pueden producirse en cualquier persona, esté o no en el espectro autista. Sin embargo, no hay causa efecto. No se ha demostrado que el autismo produzca problemas intestinales de ningún tipo, si bien es cierto que muchos menores con autismo presentan problemas en la alimentación (por hipersensibilidades, por ejemplo)

Las afecciones  intestinales pueden ir de leves a graves. Algunos problemas intestinales comunes incluyen acidez gástrica, cáncer, síndrome del intestino irritable e intolerancia a la lactosa.

Si su hija o hijo tiene problemas intestinales o gástricos consulte a un médico especializado en problemas digestivos. Ha de buscar un especialista que pueda ayudar a encontrar la causa y sugerir el tratamiento adecuado en lugar de probar por su cuenta dietas restrictivas o suprimir determinados alimentos.

Enfermedades digestivas.

Las enfermedades digestivas comunes incluyen varias posibiliaddes, algunas muy graves, pero la mayoría son pasajeras y tratables. Por ejemplo:

  • Reflujo Gastroesofágico.
  • Cálculos biliares.
  • Enfermedad celíaca.
  • La enfermedad de Crohn.
  • Colitis ulcerosa.
  • Síndrome del intestino irritable…

Los menores con trastornos del espectro autista, TEA, pueden no tener problemas intestinales subyacentes. Por otro lado, su conducta alimentaria puede crear síntomas gastrointestinales, por ejemplo, un niño que insiste en comer solamente ciertos alimentos puede no tener suficiente fibra o fluidos en su dieta o sufrir la carencia de determinadas vitaminas.

«Los problemas gastrointestinales pueden ser dolorosos e incapacitantes; también pueden tener importantes efectos en el comportamiento de un niño», afirma Kara G. Margolis, del Colegio de Médicos y Cirujanos Vagelos de la Universidad de Columbia, en un estudio publicado en el Journal of Autism and Developmental Disorders.

Algunos padres y madres pueden tratar de someter a sus hijos a una dieta especial para controlar los síntomas del TEA, o los gastrointestinales, sin valorar que mientras que algunos menores pueden beneficiarse de la limitación de ciertos alimentos (porque son alérgicos o intolerantes a los mismos) no existe evidencia de que estas dietas reduzcan los síntomas del autismo/Asperger.

Si desea probar una dieta especial primero hable con su médico o un experto en nutrición para asegurarse de que se satisfagan las necesidades nutricionales de su hijo.

_____________

Fuentes:

Publicidad
This div height required for enabling the sticky sidebar