TOURETTE es hereditario de modo dominante.

La evidencia de investigaciones genéticas sugieren que  el síndrome de Tourette es hereditario de modo dominante y que el gen (o los genes) involucrado puede causar un rango variable de síntomas en los distintos miembros de la familia. Una persona con este síndrome tiene una probabilidad del 10% de pasarle a uno de sus hijos el gen o los genes. Sin embargo, esta predisposición genética no resulta necesariamente en el síndrome en pleno.
En su lugar, el síndrome se expresa en un trastorno más leve de tics, en conducta obsesivo-compulsiva o en el trastorno de déficit de atención, con pocos o ningún tic. Es posible también que la descendencia que porta el gen no desarrolle ningún síntoma del ST. En las familias de los individuos se ha encontrado una incidencia más alta de lo normal de trastornos de tics leves y de conductas obsesivo-compulsivas.
El sexo desempeña un papel de importancia en la expresión genética de ST. Si la descendencia de un paciente lleva el gen es varón, el riesgo de desarrollar los síntomas es de 3 a 4 veces más alto. Sin embargo, la mayoría de las personas que heredan los genes no desarrollan síntomas lo suficientemente graves para justificar tratamiento médico. En algunos casos no se puede establecer herencia. Estos casos son llamados esporádicos y su causa es desconocida.

Además del factor genético, diversos estudios sugieren la influencia de factores ambientales y neurobiológicos en el desarrollo del síndrome de Tourette. La interacción entre estos elementos sigue siendo objeto de investigación activa, con el fin de comprender mejor la complejidad de esta condición y mejorar las opciones de diagnóstico y tratamiento.

En conclusión, aunque la base genética del síndrome de Tourette es un área de investigación crucial. Su desarrollo y manifestación están influenciados por una interacción compleja de factores genéticos, ambientales y neurobiológicos. Comprender estos aspectos es fundamental para avanzar en el diagnóstico temprano. También para  el manejo adecuado y el desarrollo de terapias más efectivas para quienes viven con esta condición.

Fuentes

Te puede interesar  Marco general de intervención en el Asperger. Klin y Volkmar.
error: Contenido protegido