Torpeza y mala motricidad en el síndrome de Asperger.

La mala motricidad es un rasgo comúnmente asociado al síndrome de Asperger, aunque no es indispensable para su diagnóstico (González Carbajal, s.f.). Este fenómeno se manifiesta con frecuencia en la dificultad para dominar habilidades motoras básicas.

Los estudios de Asperger, Wing, Gillberg y otros investigadores destacan la presencia de torpeza motriz como un aspecto relevante en el diagnóstico del síndrome (González Carbajal, s.f.). Aunque puede haber discrepancias en la importancia atribuida a este rasgo en los criterios diagnósticos, su inclusión resalta su relevancia en la caracterización del síndrome de Asperger.

Los niños con síndrome de Asperger pueden experimentar dificultades para alcanzar hitos motores como atarse los cordones o montar en bicicleta, según González Carbajal. Expertos como Asperger, Wing y Gillberg reconocen la importancia de esta torpeza motriz en el diagnóstico del síndrome. Aunque hay discrepancias en su relevancia en los criterios diagnósticos, su inclusión destaca su importancia en la caracterización del síndrome de Asperger.

Bibliografía

Te puede interesar  Salud buco dental en pacientes con síndrome de Asperger.
error: Contenido protegido