Salidas y vacaciones con menores con Asperger.

Para los niños con trastornos del espectro autista (TEA) de nivel 1, con síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento, las salidas familiares pueden significar una ruptura de rutinas, enfrentarse a actividades impredecibles y la necesidad de lidiar con personas o lugares desconocidos.

Estos momentos pueden generar ansiedad, pero esa tensión se puede reducir planificando el evento con anticipación y comunicándole al niño en qué consistirá. Proporcionar información gradualmente y aclimatar al niño a la nueva experiencia ayudará a su adaptación progresiva.

Planificación Anticipada para Reducir el Estrés

Al planificar con anticipación y comunicar claramente la actividad, se pueden mitigar los niveles de estrés. Proporcionar información gradualmente y aclimatar al niño a la nueva experiencia ayudará a su adaptación progresiva.

Después de repasar la nueva experiencia con anterioridad, utilizando claves visuales como una historia social, se puede concertar una visita corta al nuevo lugar o actividad.

Introducción Progresiva con Herramientas Visuales

El uso de herramientas visuales como historias sociales antes de la experiencia puede ser clave. Concertar visitas cortas al nuevo lugar o actividad permite una introducción gradual, facilitando la comodidad del niño con TEA.

Con el tiempo, el menor se sentirá seguramente más cómodo con su nueva actividad. Entonces podrán hacer una visita más prolongada sin que le genere tantos problemas.

Construyendo Confianza para Experiencias Más Extensas

Después de varias visitas cortas, el niño se sentirá más seguro y cómodo, lo que posibilita aventurarse en salidas más prolongadas sin generar problemas significativos. La clave radica en una planificación gradual y cuidadosa.

Bibliografía

Originally posted 2017-06-29 06:00:00.

Te puede interesar  Día Internacional del síndrome de Asperger.
error: Contenido protegido