Lo que implica tener diagnóstico Asperger-TEA y ser activista.

Vivir en el espectro autista siendo activista de los derechos humanos supone, entre otras cosas, dedicarse a informar y difundir sobre inclusión y diversidad; sobre las etiquetas que nos ponen a las personas con alguna diferencia, por mínima que sea, con respecto a la mayoría de la gente; hablar continuamente de los rasgos de las personas con un diagnóstico así como de sus dificultades cotidianas y sus características personales.

Celebrando la Diversidad Humana

La educación es clave para eliminar las barreras sociales. El activista aboga por un sistema educativo inclusivo que reconozca la diversidad y potencie las habilidades individuales de cada estudiante. Es esencial cuestionar la segregación en la educación entre sistemas ordinarios y especiales. El activista lucha por entornos escolares que fomenten la convivencia equitativa y respetuosa entre todos los estudiantes. Resulta preocupante que la educación sea el primer ámbito donde se etiqueta a las personas por sus diferencias, en lugar de valorar sus habilidades únicas. El activista promueve un enfoque que no estigmatice a los estudiantes con necesidades especiales. Debemos revisar los protocolos educativos para garantizar que las etiquetas no se conviertan en obstáculos para el desarrollo de los estudiantes. El activista trabaja para crear entornos educativos inclusivos que fomenten el crecimiento y la plenitud de todos los alumnos.

El Papel de la Educación en la Inclusión

La educación juega un papel crucial en la eliminación de barreras sociales. No todos los niños aprenden de la misma manera ni al mismo ritmo. Además, la escuela tiende a segregar a aquellos con desarrollos diferentes. Es fundamental reconsiderar la dualidad entre educación ordinaria y especial. Muchos alumnos podrían beneficiarse de un entorno inclusivo, enriqueciendo así su experiencia y potencial social. Un entorno escolar típico refleja mejor la diversidad de la sociedad, preparando a los estudiantes para una convivencia equitativa y respetuosa con todos. Es preocupante que la educación sea el primer lugar donde se etiqueta a las personas por sus diferencias, en lugar de valorar y desarrollar sus habilidades individuales. Debemos cuestionar las prácticas que segregan a los estudiantes con necesidades especiales, como sacarlos del aula ordinaria para recibir apoyo, lo que puede limitar su desarrollo y contribuir al estigma.

 

Te puede interesar  Trabajos recomendados para personas con TEA1.
error: Contenido protegido