El voto en persona y por correo: verdaderamente universal.

Votación Accesible: El Derecho de Todos a Participar en España

En un hito histórico, España celebró sus primeras elecciones generales completamente universales el 28 de abril de 2018. Por primera vez, las personas con discapacidad intelectual tuvieron la oportunidad de ejercer su derecho al voto. En este país, cualquier individuo puede votar de manera activa, consciente y voluntaria, independientemente de su forma de comunicarse, con el respaldo necesario.

Recordamos la aprobación unánime por parte del Congreso de una reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) que permitió el voto a 100.000 personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental o deterioro cognitivo. Esta modificación, iniciada en 2017, eliminó los apartados que negaban el derecho al voto a aquellos declarados incapaces en virtud de una sentencia judicial firme o internados en hospitales psiquiátricos con autorización judicial.

Voto por Correo: Accesible y Gratuito

El procedimiento para votar por correo es simple y gratuito. Basta con solicitar el voto por correo en una oficina de correos, recibir las papeletas en casa, seleccionar la preferida, colocarla en el sobre correspondiente y entregarlo nuevamente en la oficina postal. Esta opción es ideal para aquellos que no puedan asistir personalmente a su mesa electoral debido a viajes, residencia en el extranjero u otras razones.

El proceso se inicia en las oficinas postales de Correos de España, donde se encuentran los impresos de solicitud de voto por correo. Después de la solicitud, la Delegación Provincial de la Oficina del Censo Electoral envía la documentación por correo certificado. Una vez recibida, se completa la papeleta de voto, se coloca en el sobre oficial y se lleva a cualquier oficina postal con el certificado de inscripción en el censo electoral y el sobre de votación. El plazo para solicitar el voto por correo va desde la fecha de convocatoria hasta el décimo día previo a la votación.

Para aquellos residentes permanentes fuera de España, el proceso es más complejo y requiere la comprobación del registro en el Consulado y la solicitud de voto a través del impreso correspondiente, con un plazo similar al mencionado anteriormente. Sin embargo, el derecho al voto no conoce fronteras, y se hace todo lo posible para garantizar que todos los ciudadanos puedan ejercer este derecho fundamental.

error: Contenido protegido