Tratamiento y abordaje del síndrome del emperador.

El síndrome del emperador, también conocido como síndrome del pequeño tirano, es un fenómeno que preocupa a padres y profesionales por igual. Se caracteriza por comportamientos desafiantes, manipuladores y a menudo agresivos por parte de los niños hacia sus padres u otros cuidadores. ¿Cómo enfrentar este desafío? La mayoría de los profesionales coincide en la importancia de educar a los niños en la empatía desde una edad temprana, fomentando así una mayor sensibilidad y conciencia emocional. Este enfoque, basado en el desarrollo de la inteligencia emocional, busca fortalecer la autoestima y promover la comprensión de las propias emociones y las de los demás. Sin embargo, ¿qué hacer cuando surge una rabieta o un estallido de ira? Aquí compartimos algunos consejos profesionales para abordar el síndrome del emperador paso a paso:

1. Diálogo y Comunicación Constante

Mantén una comunicación abierta y fluida a lo largo del día, fomentando la reflexión como contrapeso a la acción impulsiva.

2. Coherencia y Claridad en los Valores

Sé coherente en el modelo de vida que deseas transmitir y ofrece claridad en los valores y normas familiares para evitar confusiones o inseguridades.

3. Evitar Ambigüedades

Evita los mensajes ambivalentes y ofrece instrucciones claras y concisas, especificando la conducta deseada de manera precisa.

4. Apoyo Mutuo entre los Padres

Respáldense mutuamente en las decisiones y sanciones establecidas, manteniendo una comunicación efectiva en todo momento.

5. Enseñanza del Autocontrol y la Responsabilidad

Dedica tiempo a enseñar el autocontrol, la capacidad de esfuerzo y la importancia de aprender de los errores, proporcionando herramientas para la resolución de conflictos.

6. Fomento del Altruismo y la Autoestima

Motiva a tus hijos a realizar actos positivos y altruistas, ayudándolos a descubrir sus potencialidades y valorando sus logros.

Te puede interesar  Desafíos y Oportunidades Laborales para Adultos con Asperger

7. Participación Armónica en los Quehaceres Familiares

Destaca la importancia de la colaboración y la responsabilidad en las tareas del hogar, fomentando un ambiente de trabajo en equipo.

Es importante recordar que el síndrome del emperador no se trata simplemente de niños “malcriados”, sino que puede ser el resultado de diversos factores subyacentes. Con paciencia, comprensión y un enfoque proactivo, es posible enfrentar este desafío y promover un ambiente familiar más armonioso y saludable. ¡Descubre más sobre este tema en nuestras fuentes recomendadas!

 

Bibliografía relacionada con el síndrome del emperador

  • Urra, J. (2009). El pequeño dictador. Cuando los padres son las víctimas. Barcelona: Ediciones Booket.
  • Ambrojo, J. C. (2009). “El Síndrome del Emperador: El niño maltratador de sus padres”. El País. Enlace
  • Martínez, L. E. (s/f). “Síndrome del emperador o del pequeño tirano”. El cisne digital. Enlace
  • Cruz Juárez, S. (2009). “El Síndrome del niño emperador”. Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios Nº 103, Cd. Madero Tamps.
  • Fundación SocialTres. (2015). Artículo sobre el síndrome del emperador. Enlace
  • Sánchez Mateos, A. (2018). “Así es un niño con Asperger y cómo debemos adaptarnos a su manera de ver el mundo”. La Vanguardia. Enlace
  • Medina Alva, M. P., Caro Kahn, I., Muñoz Huerta, P., Leyva Sánchez, J., Moreno Calixto, J., & Vega Sánchez, S. M. (s/f). “Neurodesarrollo infantil: características normales y signos de alarma en el niño menor de cinco años”. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, 29(3), 542-548. DOI: 10.17843/rpmesp.2012.293.1693

 

error: Contenido protegido