Motivar a los menores con Asperger para realizar tareas domésticas.

Animar a los niños y niñas a colaborar en las tareas del hogar es un desafío común para los padres, y esto no cambia cuando se trata de menores con síndrome de Asperger. En momentos clave como la preadolescencia y adolescencia, las relaciones familiares pueden complicarse, surgiendo conflictos sobre horarios, colaboración en tareas domésticas, dinero y rendimiento escolar. Esto puede llevar a cierta negligencia en las responsabilidades sociales tradicionalmente asignadas a la familia, con padres y madres que se sienten abrumados, inseguros o incluso desanimados.

Aunque no es una situación universal, se observa una tendencia hacia una mayor permisividad o abandono por parte de los adolescentes en el seno familiar. Sin embargo, es crucial que la familia participe activamente en el desarrollo personal y social de sus hijos e hijas, protegiéndolos del acoso escolar y guiándolos hacia la resolución de problemas y la autodisciplina. Aunque desafiante, esta tarea es fundamental en la crianza.

En cuanto a las tareas domésticas, es normal que tanto niños como adultos las encuentren desagradables, pero forman parte de las responsabilidades diarias. Es importante acostumbrar a los niños desde una edad temprana a realizarlas, adaptando las tareas a su capacidad y edad. Es esencial seleccionar las tareas adecuadas y empezar con labores simples para luego avanzar gradualmente. Incorporar las tareas en la rutina diaria o semanal y establecer pasos rutinarios ayuda a los niños, especialmente a aquellos con síndrome de Asperger, quienes se benefician de la estructura y la estabilidad.

Originally posted 2019-07-01 06:00:00.

Te puede interesar  Contaminantes Ambientales y TEA: Explorando la Vinculación Crucial con el Bisfenol-A
error: Contenido protegido