Lo que enseña sobre la humanidad un cerebro roto.

El cerebro humano es una maravilla de la evolución, capaz de adaptarse y cambiar de manera sorprendente. Aunque vulnerable, es también notablemente plástico, lo que significa que puede reorganizarse y recuperarse de lesiones o daños. Sin embargo, la memoria, esa función cerebral tan vital, no es un mero archivo objetivo de la realidad. Más bien, es una herramienta fundamental para la supervivencia, y para nosotros, los seres humanos, constituye una parte esencial de nuestra identidad y narrativa personal.

La memoria puede ser frágil, especialmente en casos de daño cerebral como el causado por el alcoholismo o la deficiencia de vitamina B1 (beriberi). En tales situaciones, los recuerdos pueden distorsionarse o perderse por completo, lo que lleva a que las personas inventen historias para llenar los vacíos en sus recuerdos. Por ejemplo, un paciente con problemas de memoria puede afirmar tener hijos aunque no recuerde si es cierto o no.

Nos aferramos a la idea de que conocemos quiénes somos y quiénes son aquellos que nos rodean. Muchos creen que nuestra personalidad y características son inmutables, e incluso hay quienes piensan que están grabadas en un alma eterna. Sin embargo, la historia nos muestra que estas creencias pueden ser cuestionadas. Los estudios y casos científicos revelan la fragilidad de la identidad y la memoria, desafiando nuestras percepciones arraigadas sobre la naturaleza del yo y la continuidad de la personalidad más allá de la vida física.

La investigación en neurociencia y psicología nos muestra que el yo no es estático ni inmutable, sino que está sujeto a cambios y adaptaciones a lo largo de la vida. Esta comprensión nos invita a reflexionar sobre la naturaleza de la identidad y la importancia de apreciar la complejidad y la flexibilidad del cerebro humano. En última instancia, explorar la fragilidad y la plasticidad del cerebro nos lleva a cuestionar nuestras percepciones arraigadas sobre quiénes somos y cómo llegamos a serlo.

Te puede interesar  Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
error: Contenido protegido