El consentimiento informado al paciente deja mucho que desear.

La adaptación del consentimiento informado (CI) al nivel socio-cultural del paciente es fundamental para garantizar una comprensión adecuada de los riesgos y beneficios del tratamiento propuesto, así como para respetar su autonomía y capacidad de tomar decisiones informadas sobre su salud.

En un mundo diverso, donde los pacientes provienen de diferentes contextos culturales y educativos, es crucial que los profesionales de la salud reconozcan y se adapten a estas diferencias.

Desafíos en la Adaptación del CI

Juristas y médicos concuerdan en que el CI no siempre se ajusta al nivel cultural del paciente, lo que refleja una práctica superficial y poco personalizada en la atención médica.

La mayoría de las sentencias sobre el CI se centran en la omisión de riesgos típicos o infrecuentes asociados con un procedimiento médico específico, subestimando la importancia de adaptar la terminología médica al nivel de comprensión del paciente.

Importancia del CI Personalizado

La necesidad de una información comprensible y completa en el consentimiento informado es fundamental para promover una atención médica centrada en el paciente y basada en el respeto a su autonomía y dignidad.

Bibliografía y fuentes de consulta

  • Beauchamp, T. L., & Childress, J. F. (2019). Principles of Biomedical Ethics. Oxford University Press.
  • Faden, R. R., & Beauchamp, T. L. (1986). A History and Theory of Informed Consent. Oxford University Press.
  • Gostin, L. O. (2008). Public Health Law: Power, Duty, Restraint. University of California Press.
  • Grisso, T., & Appelbaum, P. S. (1998). Assessing competence to consent to treatment: A guide for physicians and other health professionals. Oxford University Press.
  • Institute of Medicine (US) Committee on Quality of Health Care in America. (2001). Crossing the Quality Chasm: A New Health System for the 21st Century. National Academies Press.
    Kass, N. E. (2001). An ethics framework for public health. American Journal of Public Health, 91(11), 1776-1782.
Te puede interesar  Discapacidad y mascotas.
error: Contenido protegido