El berrinche, el llanto y la crisis del menor con un TEA.

La rabieta y el llanto son conductas comunes en niños y niñas con trastornos del espectro autista, especialmente en aquellos con síndrome de Asperger, utilizadas para influir en su entorno.

Los berrinches en niños con síndrome de Asperger son distintivos y críticos, ya que el control lo tiene el niño y busca manipular al adulto para lograr un objetivo.

Por otro lado, las crisis en niños con autismo no son intencionales y suelen ser desencadenadas por sobrecargas sensoriales, cambios en la rutina o factores como la ansiedad y la incertidumbre.

Es crucial diferenciar entre berrinches y crisis, ya que requieren abordajes diferentes. Mientras que los berrinches pueden ser controlados por el niño, las crisis son manifestaciones de la pérdida de control.

Estrategias para la gestión de comportamientos

  • Establecer advertencias sobre el tiempo restante en actividades para reducir la tensión.
  • Enseñar habilidades de autorregulación, como hacer elecciones y relajarse, para ayudar a los niños a gestionar sus emociones.
  • Considerar las claves del contexto al enseñar a inhibir acciones inapropiadas y desarrollar habilidades sociales.

Es importante tener en cuenta las necesidades sociales de los adolescentes con Asperger, quienes pueden enfrentar dificultades para hacer y conservar amistades.

Fuentes

 

Te puede interesar  Acoso escolar entre niños y adolescentes.
error: Contenido protegido