Diferencias entre el síndrome de Asperger y otros niveles de autismo.

Comprendiendo el Espectro Autista y sus Niveles

En el espectro autista, se distinguen tres niveles de trastorno según el DSM-V, cada uno reflejando diferentes necesidades de apoyo externo. Todos comparten rasgos comunes, como dificultades en la interacción social, comunicación y patrones de interés limitados.

Similitudes en Todos los Niveles

Independientemente del nivel de autismo, las dificultades sociales y de comunicación son características destacadas. Los intereses, aunque a menudo intensos, pueden ser restringidos en todas las manifestaciones del trastorno.

Diferencias a Considerar

Aunque las diferencias entre niveles son principalmente cuantitativas, hay aspectos distintivos a tener en cuenta. Por ejemplo, la autoconciencia varía: mientras que en el Asperger hay una mayor percepción de la diferencia con la población neurotípica, en otros niveles esto puede ser menos evidente. Es crucial considerar estas diferencias para una comprensión completa del espectro autista.

Niveles de Comunicación y Socialización

En el síndrome de Asperger, la deficiencia en el lenguaje es menos pronunciada, y los patrones lingüísticos tienden a ser más técnicos. Sin embargo, la interacción social puede ser menos efectiva en comparación con otros niveles de autismo.

Consideraciones sobre Motricidad y Cognición

Las diferencias en habilidades motoras también son notables, con una mayor prevalencia de torpeza motora gruesa en el Asperger. Además, las capacidades cognitivas pueden variar, con diferencias en el cociente intelectual verbal y manipulativo.

Abordando las Comorbilidades

El Asperger tiende a presentar más comorbilidades, lo que puede complicar el diagnóstico y la comprensión de los rasgos autistas. Estas diferencias y similitudes son fundamentales para una intervención educativa efectiva y centrada en las necesidades individuales.

 

Te puede interesar  Los problemas intestinales pueden ser paralelos a los TEA.
error: Contenido protegido