65% de discapacidad. Ayudas y apoyos que permite.

¿Qué ayudas existen para una discapacidad reconocida? Las personas con un certificado de discapacidad pueden optar a distintas becas y ayudas que son diferentes según el grado o porcentaje de discapacidad que se tiene reconocido.

La minusvalía.

Normalmente, se distingue entre dos grupos para calificar el porcentaje de minusvalía:

– Discapacidad reconocida entre el 33% y el 64%.

– Discapacidad reconocida entre el del 65% o mayor.

Con menos del 33% no se considera a esa persona “con discapacidad”.

En el Real Decreto 1971/1999 se establece la regulación del porcentaje de discapacidad, determinando así quién puede solicitar el certificado de discapacidad. La obtención de este certificado proporciona acceso a distintas prestaciones económicas laborales, fiscales y sociales.

La valoración.

La valoración se establece teniendo en cuenta la limitación física o psíquica de la persona y atendiendo también a los factores socioeconómicos del solicitante. Los Equipos de Valoración y Orientación (EVO) formados por un médico, un psicólogo y un trabajador social, son los encargados de determinar este grado de discapacidad.

Derechos del grupo 1.

Las personas con discapacidad del 33% o superior pueden optar a ayudas fiscales relacionadas con el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas, la exención del impuesto de circulación y reducción del IVA en la Declaración de la Renta.

Además, también pueden beneficiarse en algunas áreas como vivienda, compra de automóviles (y aparcamiento si existen 7 punto s o más de mobilidad reducida reconocidos), rehabilitación, movilidad y educación (becas y exención de tasas entre otras cosas).

Es decir, que se pueden pedir ayudas con el objetivo de facilitar la adaptación de las viviendas y vehículos para el desarrollo de la autonomía personal. En este punto entrarían las ayudas para la instalación de las sillas subeescaleras, las plataforma subeescaleras, los elevadores u otras soluciones para la accesibilidad que faciliten la supresión de las barreras arquitectónicas.

Estas contribuciones sirven para compensar las desventajas sociales que la discapacidad implica, proporcionando al usuario derechos y prestaciones para equiparar oportunidades.

Te puede interesar  El síndrome de Asperger nada tuvo que ver con la matanza de Connecticut.
Derechos del grupo 2.

Cuando el solicitante tiene un grado del 65% o más también disponen de una serie de bonificaciones añadidas. por ejemplo, se aplican unos descuentos especiales en trenes de cercanías y en las grandes líneas con la tarjeta dorada de RENFE.

Esta reducción del importe también puede aplicarse al acompañante y pueden beneficiarse de esta tarjeta las personas que sean pensionistas mayores de 18 años o en situación de incapacidad física o psíquica permanente, total, absoluta o gran invalidez además de personas con más de 65 años. La tarjeta dorada de Renfe puede ser usada desde el 1 de Abril de 2019 por personas con un 33% o mas de discapacidad. La diferencia es que las personas que tienen menos del 65% no tienen derecho a acompañante con descuento y los de más del 64℅ sí.

 

La pensión de invalidez para personas con un 65% de discapacidad

Por otro lado, si las personas tienen un 65% o superior de discapacidad disponen de una pensión contributiva por invalidez si han residido en España o en algún estado de la Unión Europea durante un periodo de 5 años, 2 de los cuales deben ser consecutivos e inmediatos a la fecha de solicitud. Para disponer de esta pensión se requiere tener entre 18 y 65 años y disponer de una renta inferior a 5.4880€ en cómputo anual.

También existe el abono social de telefónica y de Iberdrola, con una reducción de la cuota de instalación y bonificaciones en la cuota a pagar por el suministro.

Más información

error: Contenido protegido