Oh Snap!

MuNdO AsPeRGeR es posible gracias a la publicidad. Por favor desactiva el bloqueador de anuncios para que podamos seguir difundiendo sobre el síndrome de Asperger y el autismo. Gracias.

Tres detalles destacables que todo el mundo debería conocer sobre síndrome de Asperger.

Ni el síndrome de Asperger ni ninguno de los trastornos del espectro autista tiene un origen conocido. Se sospecha su origen genético y neurobiológico. Tampoco tienen tratamiento médico o farmacológico, un pronóstico claro ni un diagnóstico fiable. Así que los trastornos del espectro autista no cumplen los requisitos de la OMS para considerarse enfermedades.


<ins class="adsbygoogle" style="display:block; text-align:center;" data-ad-layout="in-article" data-ad-format="fluid" data-ad-client="ca-pub-3366728151861693" data-ad-slot="2943522645">ins >

No es una enfermedad

Recuerde que el síndrome de Asperger no tiene consideración de enfermedad sino de síndrome. (conjunto de síntomas).

Esto es así porque la Organización Mundial de la Salud tiene muy bien definido qué es una enfermedad y qué no lo es. Para que sea considerado enfermedad es necesario que cumpla unos requisitos que el síndrome de Asperger en particular, y el autismo en general, no cumple.

La enfermedad es un proceso y el status consecuente de afección de un ser vivo, caracterizado por la falta de salud, y debe tener un origen conocido, un tratamiento médico, pautas comunes, un pronóstico y un diagnóstico fiable. Aunque, en el caso de las “enfermedades raras” estas características no se van a cumplir en su totalidad y llamamos «raras» a más de 6.000 enfermedades sobre las que el conocimiento científico es escaso.

De hecho, una persona con un trastorno del espectro autista puede gozar de una salud inmejorable y seguir mostrando los rasgos propios del autismo. A veces algunas personas con Asperger u otro trastorno de tipo autístico levan un tratamiento farmacológico que en realidad no es para curar ni atender el autismo sino para los problemas comórbidos o asociados.


<ins class="adsbygoogle" style="display:block; text-align:center;" data-ad-layout="in-article" data-ad-format="fluid" data-ad-client="ca-pub-3366728151861693" data-ad-slot="2943522645">ins >

Es decir, encontraremos personas que tomen fármacos. Pueden ser para la ansiedad, muy común en quienes tienen cualquier grado de autismo, o para la hiperactividad, muy frecuente también. Pero ninguno de los medicamentos es para el autismo en sí mismo.

Diagnóstico.

La diversidad de funcionamiento va a estar ahí por siempre aunque la media de edad ronde los 5 y 6 años cuando se produce el diagnóstico. Así que, si siempre va a existir cierto grado de dificultad lo justo es que siempre exista cierto grado de apoyo.


<ins class="adsbygoogle" style="display:block; text-align:center;" data-ad-layout="in-article" data-ad-format="fluid" data-ad-client="ca-pub-3366728151861693" data-ad-slot="2943522645">ins >

Hay quienes, dentro del espectro autista, consideran que ni siquiera se trata de un trastorno sino que se trata de una condición, de una forma de vida, de una forma especial de pensamiento. En todo caso, las diferencias con respecto a la población mayoritaria les provoca dificultades y problemas, en mayor o menor grado, para su desarrollo en sociedad. 

El diagnóstico en personas adultas y en chicas es más complejo que el de niños y varones. El motivo es probable que sea porque las personas adultas, en general, ya se han adaptado a las exigencias sociales (han aprendido a manejarse en su contexto) y porque los rasgos femeninos son algo más sutiles que los masculinos. 

Diferencias chico/chica:

Los rasgos propios de los trastornos del espectro del autismo presentan ciertas diferencias entre las chicas y los chicos. Pero si además hablamos de síndrome de Asperger la detección de patrones asociados es más difícil aún.


<ins class="adsbygoogle" style="display:block; text-align:center;" data-ad-layout="in-article" data-ad-format="fluid" data-ad-client="ca-pub-3366728151861693" data-ad-slot="2943522645">ins >

La detección del síndrome de Asperger en el sexo femenino es mucho más compleja dado que ellas presentan mayores habilidades sociales y una mejor capacidad de camuflaje social. Muchas niñas que están dentro del espectro pueden presentar una buena recepción ante la sociabilidad aunque con un nivel bajo de éxito.

Incluso es posible que desarrollen un tipo de juego simbólico que puede parecer muy normal aunque en el fondo esconda ciertas conductas obsesivas.

Publicidad
This div height required for enabling the sticky sidebar