Oh Snap!

MuNdO AsPeRGeR es posible gracias a la publicidad. Por favor desactiva el bloqueador de anuncios para que podamos seguir difundiendo sobre el síndrome de Asperger y el autismo. Gracias.

img

La tartamudez no puede convertirse en un lastre.

«Descubrí que una vez que lo había aceptado como un problema, y había aprendido a lidiar con él, mi demonio perdió su dominio sobre mí». Van Riper, 1987, tartamudo incurable -él mismo se denomina así- responsable de grandes aportes a éste mundo de la tartamudez.

Definición.

Es un trastorno de la comunicación (no un trastorno del lenguaje) que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.

Es permanente o circunstancial, de ahí que no se pueda convertir en un problema, y se caracteriza por las repeticiones e interrupciones involuntarias en la emisión de palabras. Además puede ir acompañada de alteraciones respiratorias.

Otras denominaciones de la tartamudez.

También se conoce como «trastorno de la fluidez al comienzo de la niñez» porque conlleva problemas frecuentes y considerables de fluidez normal y de continuidad del habla.

Las personas que tartamudean saben lo que quieren decir pero tienen dificultades para decirlo. Se trata, pues, de la expresión visible de la interacción de determinados factores orgánicos, psicológicos y sociales cuyos efectos psicológicos pueden ser graves, afectando el estado de ánimo de la persona de forma continua.

Además, es una discapacidad muy estigmatizada donde continuamente se cuestiona la inteligencia y habilidad emocional.

Logopedia.

Los niños y los adultos que tartamudean pueden beneficiarse con tratamientos como los de logopedia, usando dispositivos para mejorar la fluidez o haciendo terapia cognitiva conductual.

Fuentes:
Publicidad
This div height required for enabling the sticky sidebar