Responsabilidad genética del síndrome de Asperger.

La responsabilidad genética es un tema delicado que a menudo subyace en las discusiones sobre métodos disciplinarios y crianza de los hijos. Sin embargo, es importante comprender que los trastornos del espectro autista (TEA) no se limitan a determinadas familias y pueden surgir sin previsión.

Es esencial recordar que los mismos genes que pueden contribuir al TEA también pueden transmitir características maravillosas a los hijos. En la pareja, recordarse mutuamente estas cualidades puede ayudar a contrarrestar la preocupación sobre la responsabilidad genética.

El Desafío de Criar a un Niño con TEA: Perspectiva Genética

Criar a un niño con TEA puede ser aún más complicado cuando uno o ambos padres también tienen dificultades neurológicas. Sin embargo, es fundamental desechar nociones obsoletas, como el mito de las madres “frías y distantes”, propuesto por Bettelheim.

Es crucial ser transparente con los profesionales de la salud sobre cualquier problema neuropsiquiátrico propio. Al compartir esta información, los padres pueden recibir el apoyo necesario para afrontar sus propias dificultades y así mejorar su capacidad para cuidar adecuadamente de sus hijos con TEA. Además, buscar atención médica y orientación adecuadas puede proporcionar estrategias efectivas para manejar el estrés y la ansiedad asociados a la crianza de un hijo con TEA.

La búsqueda de ayuda profesional también puede contribuir a un mayor entendimiento y manejo de las emociones relacionadas con los desafíos que implica la crianza de un niño con TEA. Al recibir orientación específica para sus propias necesidades neuropsiquiátricas, los padres pueden desarrollar herramientas para afrontar de manera más efectiva las situaciones cotidianas y promover un ambiente familiar más estable y comprensivo.

Además, al mejorar su propia salud mental y bienestar, los padres pueden aumentar su capacidad para ser modelos a seguir positivos y proporcionar un entorno de apoyo emocional para sus hijos con TEA. Esto puede fortalecer la relación entre padres e hijos y fomentar un sentido de unidad y resiliencia dentro de la familia.

Bibliografía

– Alonso, J.R. (2017). Mutaciones postcigóticas y autismo.
– Waltz, M. (1999). Pervasive Developmental Disorders: Finding a Diagnosis and Getting Help. O’Reilly & Associates.

Te puede interesar  Cartilla Sanitaria TEA.
error: Contenido protegido