Hiper selectividad gustativa y alteraciones alimenticias.

La hiperselectividad gustativa es un desafío común para muchos niños y niñas en el espectro autista. Esta condición puede manifestarse a través de preferencias alimenticias muy específicas, a menudo relacionadas con el sabor, el olor o la textura de los alimentos. La falta de ingesta de nutrientes fundamentales puede tener consecuencias graves en su desarrollo físico y psicológico. Por ello, es crucial comprender cómo abordar estas dificultades de manera efectiva.

Durante los primeros años de vida, el proceso de aprendizaje de hábitos alimentarios es fundamental. Sin embargo, para los niños con trastornos del espectro autista y disfunciones de integración sensorial, este proceso puede ser especialmente desafiante. Las dificultades sensoriales, como la hipersensibilidad táctil, pueden provocar aversión a ciertas texturas de alimentos, lo que dificulta aún más la selección de alimentos adecuados.

Es importante reconocer que los trastornos de alimentación en autismo no solo afectan la ingesta de alimentos, sino también la calidad de vida de los niños y sus familias. Por ello, es fundamental proporcionar intervenciones adecuadas que aborden estas dificultades de manera integral. La educación sobre hábitos alimentarios saludables y la promoción de entornos alimentarios positivos pueden marcar una gran diferencia en la vida de estos niños.

En resumen, la hiperselectividad alimenticia es un desafío significativo para muchos niños con autismo. Sin embargo, con el apoyo adecuado y la comprensión de las necesidades individuales de cada niño, podemos trabajar juntos para mejorar su bienestar y calidad de vida.

 

Originally posted 2019-05-11 06:00:00.

Te puede interesar  Otra forma de mirar. Memorias de un joven con síndrome de Asperger.
error: Contenido protegido