Fármacos antidepresivos y ansiolíticos durante el embarazo.

Durante el embarazo, es esencial que las mujeres reciban un seguimiento médico adecuado para detectar cualquier signo de ansiedad o depresión tempranamente y brindar el apoyo necesario desde el principio. La detección precoz de estos problemas permite intervenir de manera oportuna y mejorar el bienestar emocional tanto de la madre como del futuro bebé.

Siempre que sea posible se intentará evitar el tratamiento farmacológico para tranquilidad de la paciente embarazada. Se valorará la opción del tratamiento con psicoterapia. De hecho, algunos psicofármacos son seguros y compatibles incluso con la lactancia materna. Así que, si estamos dando de mamar a un bebé y sufrimos de ansiedad o depresión, debemos acudir a un especialista en psiquiatría para que valore nuestro caso y nos aconseje cuál es la medicación o el tratamiento más adecuado. Por otro lado, lo que no es aconsejable es tomar ansiolíticos durante la lactancia.

El embarazo, el parto, el post parto son situaciones fisiológicas caracterizadas por importantes cambios hormonales que nos afectan a las mujeres en una de las etapas más importantes de nuestra vida. Sin embargo, los cambios hormonales nos pueden jugar una mala pasada favoreciendo que aparezcan síntomas de ansiedad o depresión.

Fármacos tras el parto

Ante esta situación debemos tener en cuenta que para un bebé lo más importante es que la mamá después del embarazo se encuentre en condiciones de salud óptimas para poder hacerse cargo de su cuidado. Por ello, cuando la mamá experimenta síntomas de ansiedad o depresión en el periodo post parto es imprescindible que acuda a un especialista para que valore su estado.

Ante esta situación, es crucial tener en cuenta que para un bebé, lo más importante es que la mamá, después del embarazo, se encuentre en condiciones de salud óptimas para poder hacerse cargo de su cuidado. Por lo tanto, cuando la mamá experimenta síntomas de ansiedad o depresión en el periodo postparto, es imprescindible que acuda a un especialista para que valore su estado.

Te puede interesar  Asignar un diagnóstico es el último paso de la evaluación.

Es importante destacar que el apoyo emocional y la comprensión por parte del entorno cercano, como la pareja, familiares y amigos, también juegan un papel fundamental en el proceso de recuperación de la madre. Además del tratamiento profesional, contar con un sistema de apoyo sólido puede ayudar a la mamá a sobrellevar mejor los desafíos emocionales que pueda enfrentar durante este periodo tan delicado.

Bibliografía

Originally posted 2021-02-08 06:00:27.

error: Contenido protegido