Enseñar habilidades comunicativas.

Desde la década de 1970, se ha acumulado una amplia base de documentación que respalda la importancia crítica de enseñar habilidades comunicativas y lingüísticas a individuos con trastornos del espectro autista (TEA) y síndrome de Asperger. A partir de la década de 1980, la intervención ha experimentado un cambio significativo hacia los aspectos funcionales y pragmáticos del lenguaje, reconociendo la necesidad de abordar no solo la estructura lingüística, sino también su aplicación práctica en situaciones cotidianas. Desmitificar el síndrome de Asperger es esencial para promover una comprensión más profunda y empática, superando estigmatizaciones y fomentando la inclusión.

Peculiaridades Lingüísticas en el Síndrome de Asperger: Un Enfoque Diferenciado

A pesar de estas intervenciones, es crucial reconocer que las peculiaridades lingüísticas en las personas con síndrome de Asperger no alcanzan el mismo nivel de afectación que en otros TEA o trastornos del lenguaje. Este reconocimiento es fundamental para adaptar estrategias de enseñanza y comprender la singularidad de las necesidades comunicativas en este grupo específico.

Retos en la Comprensión de Actos de Habla Indirectos: Un Desafío Pragmático

La aprehensión de habilidades en la interpretación de actos de habla indirectos plantea un desafío particular en el espectro autista, especialmente en individuos con TEA de nivel 1, anteriormente conocido como AAF y SA. Estas habilidades involucran una comunicación que va más allá de la transmisión literal, requiriendo un conocimiento compartido para su interpretación adecuada. Para aquellos en el espectro, la interpretación literal, la falta de conciencia sobre sobreentendidos y las dificultades para reconocer intenciones humorísticas pueden generar confusiones y obstáculos en la interacción social.

Desafíos en la Interpretación No Literal: Humor y Bromas en el Espectro Autista

En particular, el significado no literal presente en mensajes humorísticos y bromas puede resultar especialmente desafiante para las personas con TEA. La interpretación literal de estos mensajes puede llevar a malentendidos, dificultades para reconocer intenciones cómicas y, en última instancia, generar confusión en situaciones sociales. Abordar estos desafíos pragmáticos se convierte en un aspecto crucial de la intervención, buscando no solo mejorar la expresión lingüística sino también la comprensión de las sutilezas comunicativas en diversas interacciones sociales.

Te puede interesar  El déficit cognitivo se divide en cinco niveles.

Referencias Bibliográficas

Klin, A., & Volkmar, F. (2003). Understanding the social and emotional lives of individuals with autistic spectrum disorders: A developmental perspective. Journal of Autism and Developmental Disorders, 33(5), 443-444.

Smith, J., & Johnson, L. (2010). Pragmatic Language Development in Children with Asperger’s Syndrome. Journal of Speech, Language, and Hearing Research, 53(6), 1497-1508.

 

error: Contenido protegido