Disfluencias y tartamudez, por Denise Behrens de Avella.

Todo niño, ya sea hablante fluido o con interrupciones, muestra una personalidad y temperamento únicos, interactuando dinámicamente con su entorno.Las interrupciones en el habla de los niños varían según el contexto, el entorno emocional y el vocabulario, entre otros factores.

Entendiendo la Fluidez del Habla

El término “fluidez” se usa para describir la capacidad de hablar con facilidad. Sin embargo, para los que tartamudean, las palabras no fluyen con naturalidad. Investigadores han propuesto guías para distinguir disfluencias típicas de las atípicas, aunque aún existen controversias sobre sus bases psicológicas y fisiológicas.

Disfluencias en la Infancia

Los niños que tartamudean muestran más disfluencias tipo tartamudez que los hablantes fluidos. Esto puede ser un signo de alerta que requiere evaluación especializada.Cuando las disfluencias aumentan en frecuencia y se acompañan de movimientos asociados, se recomienda la evaluación por un terapeuta del lenguaje.

¿Tartamudez o Evolución Normal?

Es común que los padres se alarmen cuando sus hijos muestran disfluencias en el habla, pero la mayoría de los niños se recuperan espontáneamente.Sin embargo, aproximadamente el 20% al 25% de los niños que presentan disfluencias persisten y desarrollan tartamudez.

Dimensiones de la Fluidez del Habla

La fluidez del habla se evalúa en varias dimensiones, incluyendo el ritmo, la frecuencia, el esfuerzo y las habilidades lingüísticas y motoras del niño.Cada una de estas dimensiones es crucial en la evaluación de posibles casos de tartamudez por parte de los terapeutas del lenguaje.

Bibliografía

Te puede interesar  Tanto en TDAH como en TEA los rasgos difieren de chico a chica.
error: Contenido protegido