Definición y características del autismo en DSM5 y CIE11.

El autismo, un trastorno del neurodesarrollo, ha sido objeto de estudio y definición por parte de diversas clasificaciones internacionales, entre las cuales se destacan el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). Ambos sistemas clasificatorios ofrecen una comprensión integral del autismo, identificando sus características fundamentales y proporcionando criterios diagnósticos para su identificación. Según el DSM-5 y la CIE-11, el autismo se caracteriza por déficits persistentes en la comunicación e interacción social, así como por patrones de comportamiento repetitivos y restringidos. Estos síntomas suelen manifestarse en la infancia temprana y pueden variar en intensidad y gravedad en cada individuo. La comprensión de estas definiciones y características resulta fundamental para el diagnóstico precoz y la implementación de intervenciones adecuadas.

Trastornos del Espectro Autista: Definición y Características

El autismo es un trastorno cuya definición es relativamente reciente, aunque ha sido observado desde siglos atrás. El término “autismo” fue acuñado por Leo Kanner en los años 40 del siglo XX, mientras que Hans Asperger describía la “Psicopatía autística” en la misma época. Los trastornos del espectro autista (TEA) se caracterizan por dificultades en la relación social, habilidades de comunicación, patrones de comportamiento repetitivos e intereses restringidos. Estos trastornos se manifiestan en diferentes niveles de afectación y suelen aparecer en los primeros años de vida. En 1979, Lorna Wing y Judith Gould introdujeron el concepto de “espectro autista”, señalando que la afectación varía en cada individuo. Esta visión dimensional del autismo llevó a la denominación de TEA.

Definición según DSM-V y CIE-11

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) han evolucionado en su definición del TEA, reconociéndolo como un trastorno dimensional que abarca el autismo, el síndrome de Asperger y otros trastornos relacionados. Los criterios diagnósticos se centran en déficits en la comunicación e interacción social, junto con patrones de comportamiento repetitivos y restringidos, presentes desde la infancia temprana.

Legislación y Apoyo

La legislación reconoce la importancia de ofrecer apoyos específicos a personas con TEA. La Federación Autismo Castilla y León representa y promueve servicios especializados para este colectivo y sus familias, contribuyendo a su plena inclusión en la comunidad. En resumen, el TEA es un trastorno complejo que requiere intervenciones educativas flexibles y adaptadas a las necesidades individuales de cada persona, con el objetivo de garantizar su desarrollo integral y una educación de calidad. Para obtener más información sobre el trabajo de la Federación Autismo Castilla y León, se puede contactar a través del correo electrónico: federacion@autismocastillayleon.com

 

Te puede interesar  ¿Cómo será en el futuro el menor con un autismo?

Originally posted 2018-09-10 06:00:00.

error: Contenido protegido