Connect with us

Asperger

Amar con el síndrome de Asperger.

tristeza autismo

Amar con el Síndrome de Asperger presenta un desafío significativo. Mantener una relación amorosa se convierte en uno de los mayores retos, especialmente para aquellos que viven con el síndrome y sus parejas. La preferencia de las personas con Asperger por perfiles similares o completamente opuestos agrega otra capa de complejidad. A pesar de ser un desafío, hay ejemplos alentadores de relaciones duraderas entre personas con Asperger.

En cualquier tipo de relación, ya sea familiar, de amistad o amorosa, la clave es la disposición de ambas partes para enfrentar las dificultades. Tanto el individuo con Asperger como su pareja neurotípica deben aprender a flexibilizar rutinas y crear un espacio compartido. Este enfoque fomenta la coexistencia armoniosa, donde ambos son dueños de un mundo compartido.

Enfrentar el desafío de amar con el Síndrome de Asperger implica reconocer la complejidad única de las relaciones. Contrario al mito, no todas las personas con Asperger son socialmente ineptas, y ejemplos positivos de relaciones duraderas desafían estos estereotipos. La clave reside en la disposición mutua para superar las dificultades y aprender a crear un espacio compartido, desmitificando así la idea de que el Asperger impide la construcción de relaciones exitosas.

Advertisement

[the_ad_group id=»4077″]

Cuando una persona con síndrome de Asperger busca tratamiento para trastornos del estado de ánimo, como ansiedad, tristeza o ira, se destaca la importancia de reconocer el amor como una emoción única en este contexto terapéutico. La complejidad de la expresión y comprensión del amor se revela, variando desde gestos breves y de baja intensidad hasta una necesidad continua de afecto. La educación especializada se convierte en un pilar fundamental para estas personas, ya que las dificultades en la empatía y la comprensión de las emociones propias y ajenas requieren un enfoque específico para cultivar relaciones saludables. Este reconocimiento temprano y la implementación de estrategias adaptadas no solo impactan positivamente en la salud emocional de la persona con Asperger, sino que también contribuyen significativamente a la construcción de conexiones afectivas más sólidas en sus relaciones personales.

[the_ad_group id=»4075″]
En las relaciones amorosas con personas con Asperger, los esfuerzos significativos a menudo pasan desapercibidos para las parejas neurotípicas, quienes pueden percibirlos como indiferencia. Según Maxine Aston, las parejas que comprenden el síndrome pueden apreciar la entrega pragmática y la fidelidad de los hombres con Asperger.

La convivencia con alguien con Asperger implica un esfuerzo conjunto para superar desafíos como la socialización, la comunicación y la gestión de problemas matrimoniales. La disposición de ambas partes para mejorar las dificultades resulta fundamental en estas relaciones.

Advertisement

[the_ad_group id=»4074″]

La neurocientífica Temple Grandin destaca las diferencias en la experiencia del amor debido a la conectividad cerebral única en personas con Asperger. Eliminar convencionalismos sociales estresantes, como la obligación de socializar en eventos familiares, mejora sustancialmente la relación. La comprensión de las dificultades que enfrenta la persona con Asperger en estas situaciones contribuye a la aceptación y fortalece el vínculo.

Trastorno de Privación Afectiva de Casandra

Cuando la frustración se instala en la pareja neurotípica, puede dar lugar a un trastorno de privación afectiva, especialmente en situaciones donde el diagnóstico de Asperger no está presente o es negado. Este trastorno se manifiesta a través de síntomas como estrés, baja autoestima y manifestaciones físicas, subrayando la importancia crucial de la aceptación y el respaldo mutuo en la dinámica de la relación.

Algunas personas con Asperger enfrentan desafíos para expresar afecto, generando posibles frustraciones en su pareja. La solicitud explícita de afecto puede emerger como una solución efectiva. A lo largo de la relación, es común que surjan pequeños desencuentros debido a la falta de comprensión de las necesidades del Asperger y al agotamiento relacionado con las demandas sociales del neurotípico.

Advertisement

[the_ad_group id=»4077″]

En este contexto, la comunicación abierta y la reciprocidad emocional se revelan como elementos cruciales para el funcionamiento efectivo de la relación. La aceptación temprana del espectro autista por parte de la pareja conduce a la formación de acuerdos respetuosos, estableciendo un entorno de felicidad compartida. A pesar de los esfuerzos intermitentes de socialización y la lealtad innata del Asperger, la comprensión mutua y la aceptación plena se erigen como fundamentales para el éxito a largo plazo de la relación.

Expectativas Sociales y Fortalezas del Asperger

Aceptar que la pareja no cumplirá todas las expectativas sociales de manera constante permite una adaptación más fluida por parte del individuo con Asperger. Al reconocer y valorar el esfuerzo y sacrificio de la pareja neurotípica, se crea un ambiente propicio para una mayor receptividad a la socialización y la disposición para trabajar de manera conjunta, contribuyendo así a la satisfacción mutua en la relación.

Las cualidades distintivas de las personas con Asperger, como su agudeza intelectual, puntualidad y honestidad, aportan valiosos elementos positivos a la dinámica de la relación. Estas características no solo se reflejan en su desempeño profesional, sino que también influyen de manera positiva en la comunicación con la pareja. La aceptación temprana y la comprensión de estas diferencias no solo fortalecen la conexión emocional, sino que enriquecen la relación, propiciando un entorno armonioso y satisfactorio para ambas partes.

Advertisement

A medida que la pareja abraza estas fortalezas y trabaja de la mano para superar los desafíos, se establece una base sólida para un entendimiento mutuo y una colaboración continua en la construcción de una relación duradera y significativa.

Fuentes

– Grandin y Barron 2005.
Al otro lado del espectro.
– García, E., Jorreto, R. (2005). “Síndrome de Asperger: Un enfoque Multidisciplinar”. Actas sobre la primera jornada científico sanitaria sobre síndrome de Asperger. Sevilla: Asociación Asperger Andalucía.
– The Complete Guide to Asperger’s Syndrome, Tony Attwood. 2015.
– Aston, M. (2001) The Other Half of Asperger Syndrome. The National Autistic Society. Págs. 18-52
Mundo Asperger y otros mundos, de Sacha Sánchez-Pardíñez. El libro digital está disponible en: https://amazon.com/dp/B017IMQFYW
– The Complete Guide to Asperger’s Syndrome, Tony Attwood. 2015
Casandra Affective Deprivation Disorder (CADD): Maxine Aston.
– Maxine Aston,  “Asperger Syndrome in the Counselling Room” se publicó en el Counselling and Psychotherapy Journal en junio de 2003 y se tradujo al castellano por Isabel Rosales Mateos y Ana González Carvajal.
Aspergers in Love, Maxine Aston. 2003, p.197
–  Síndrome de Asperger. Síndrome invisible. 2013, Sánchez-Pardíñez, S., PsylicomEdiciones, colección de materiales para TEA.
– Biblioteca Brincar, modificado de: Sim A, Cordiera R, Vaza S, Falkmera T. 2016. Relationship satisfaction in couples raising a child with autism spectrum disorder: A systematic review of the literature. Research in Autism Spectrum Disorders 31: 30–52 DOI 10.1016/j.rasd.2016.07.004