Alzheimer. La enfermedad del olvido.

La demencia y, en particular, la enfermedad de Alzheimer, representan un desafío creciente para la salud pública en todo el mundo. Con estadísticas alarmantes que revelan la magnitud del problema y su impacto en la calidad de vida de millones de personas, es crucial generar conciencia y promover medidas preventivas y de apoyo para quienes padecen esta enfermedad y sus cuidadores.

Un diagnóstico cada 4 segundos

Cada 4 segundos, una nueva persona recibe el diagnóstico de demencia, y para el año 2050 se estima que más de 100 millones de individuos sufrirán esta enfermedad. La demencia, especialmente el Alzheimer, se caracteriza por un deterioro progresivo de las funciones cognitivas y conductuales, con síntomas que van desde la pérdida de memoria hasta cambios en el estado de ánimo, trastornos del lenguaje y la predisposición al aislamiento.

El diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se basa en evaluaciones cognitivas y neuroimágenes, y aunque la esperanza de vida después del diagnóstico es de aproximadamente 10 años, esta es una enfermedad incurable y terminal que afecta principalmente a personas mayores de 65 años, aunque también puede manifestarse en etapas más tempranas de la vida.

La Confederación Española de Alzheimer (CEAFA) es una organización sin fines de lucro que trabaja incansablemente para mejorar la calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad y sus familias, representando a cientos de asociaciones y miles de familias en toda España.

El 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y auspiciado por la Alzheimer’s Disease International (ADI) desde 1994. El objetivo de este día es sensibilizar a la sociedad sobre la epidemia del Alzheimer y promover la prevención de esta patología, que afecta a más de 4,5 millones de personas en España, tanto a quienes la padecen directamente como a sus cuidadores familiares.

Es fundamental aumentar la conciencia global sobre la demencia y el Alzheimer, así como abogar por un abordaje integral que respete los derechos y la dignidad de las personas afectadas. Además, se necesita un compromiso continuo con la investigación científica para avanzar hacia la erradicación de la enfermedad y sus consecuencias devastadoras. Juntos, podemos enfrentar esta epidemia del siglo XXI y trabajar hacia un futuro más esperanzador para quienes viven con demencia y sus seres queridos.

Te puede interesar  Diferencias entre el síndrome de Asperger y otros niveles de autismo.

Originally posted 2019-09-21 09:11:00.

error: Contenido protegido